Queridos todos:
Lo que empezó como tontuna, terminó en un día inolvidable para nosotros.
No hubo fallos.
Desde la ceremonia, los acompañantes (únicos), el coctel (sobresaliente cum laude), la música , las sorpresas (todavía estamos en estado de shock), hasta que terminó todo, fué un continuo bienestar para Jose y para mi.
Solo una pena. Y era que no nos pudieron acompañar mis otras cuñadas por estar el padre de Jose, ingresado. No se nos olvidaron en ningún momento.
Tenemos clarísimo que en la celebración de nuestras bodas de plata, hubo dos supremos protagonistas:
la organización y los acompañantes.
Gracias es poco.
Jose y Marilines

 

La boda